Claves para superar el duelo

 En blog

Aceptar e integrar la pérdida de un ser querido es un proceso duro y difícil, de hecho es uno de los eventos más dolorosos que los seres humanos más pronto o más tarde tenemos que pasar. Aprender a vivir una vida en la que la persona querida no está, a menudo es un camino difícil y lleno de escollos.

El duelo es necesario para superar la pérdida, y no hay una forma “adecuada” de hacerlo, pues es un proceso desigual y muy muy personal.

Para ello, desde Noelia Pérez Psicóloga, te mostramos algunas cuestiones importantes que pueden ayudarte a ir pasando el proceso del duelo.

3 claves: tiempo, apoyo y respeto

Cada persona reacciona de forma diferente ante la pérdida de un ser querido, por ello, el apoyo adecuado es muy importante en este proceso.

El transcurso del tiempo, el respaldo social y mantener hábitos de vida saludables, son factores importantes para superar un duelo. Aunque la duración puede variar según diferentes factores tanto contextuales como personales.

Es crucial recordar que el duelo no solo afecta emocionalmente, sino también físicamente. Las personas que lo experimentan pueden sentir no solo tristeza, sino también un gran cansancio o pérdida de apetito, entre otras cosas.

En algunos casos, el duelo puede ser especialmente complicado e incluir síntomas adicionales como la depresión. En tales situaciones, buscar la ayuda de un profesional para encontrar la mejor forma de enfrentar y superar el duelo es fundamental.

Te interesa: Cómo saber si tengo depresión: señales para identificarla

Recomendaciones para superar un duelo

Si estás atravesando la pérdida de un ser querido, ten en cuenta las siguientes recomendaciones. Quizás puedan ayudarte en este difícil camino.

1. Permitir que el tiempo haga su trabajo

El tiempo es un factor crucial en el proceso de duelo. Algunas personas necesitan más tiempo que otras, pero es esencial permitirse ese período para asimilar la pérdida y descansar.

No podemos pretender que el dolor pase más pronto de lo que puede pasar, no durará siempre, pero no huir de las emociones desagradables y darnos el tiempo necesario para vivir las cosas que nos toca vivir, nos ayudará mucho.

2. Reconocer el duelo

El dolor que surge tras una pérdida es ineludible y suele venir acompañado de una mezcla de emociones que pueden afectar nuestro bienestar físico y emocional. Este proceso es natural y normalmente se supera gradualmente.

Aceptar la muerte es un paso esencial para comenzar a encontrar cierto alivio y, poco a poco, ir superando esta difícil etapa.

3. Aceptar y tratar de expresar los sentimientos

En el proceso del duelo surgirán en nosotros sentimientos muy variados: enfado, tristeza, negación, frustración, culpa, ansiedad, desesperación… pero también alivio, miedo, confusión…

Nada de lo que sientas “está mal”, déjate sentirlo. Poco a poco se irán calmando y nos iremos “adaptando” a la nueva realidad, integrando la pérdida y encontrándole a nuestro ser querido “otro lugar” en esa nueva vida.

Siempre hay alguien dispuesto a escucharnos y a compartir el dolor que sentimos por la pérdida de nuestro ser querido.

Ayuda mucho en algún momento hablar sobre ello. Si no lo hacemos, podemos caer en un estado de aislamiento que nos perjudicará aún más, afectando también a quienes nos rodean.

4. Cuidarse y tener buenos hábitos de salud

La pérdida de un ser querido es extremadamente dolorosa y puede desmotivar a retomar las actividades cotidianas.

Alimentarnos bien, practicar algo de actividad física y tratar de descansar nos ayudará en nuestro día a día. Y nos ayudará a afrontar el proceso con más energía.

Es recomendable tratar de practicar algunas actividades que nos distraigan y nos conecten con los demás, como hobbies, paseos o momentos compartidos con personas queridas.

Además, muchas personas encuentran alivio en la práctica de pasatiempos, deportes u otras actividades que les brinden un sentido de logro, los cuales pueden dedicar simbólicamente a la memoria de la persona que ha fallecido.

Te recomendamos: Cómo afrontar la pérdida de un ser querido

5. Buscar apoyo en personas queridas

Como comentábamos antes, es importante socializar y sentirse conectado por nuestras personas más cercanas. Aislarnos por mucho tiempo puede ponernos las cosas más difíciles y no ayudarnos a seguir adelante.

Además, compartir recuerdos y anécdotas felices de la persona que hemos perdido puede ser una forma de conectar y encontrar alivio en la memoria compartida.

Aunque pueda resultar complicado, recordar los buenos momentos, las vivencias compartidas con la persona  perdida, puede ayudar también a ir “diluyendo” la imagen de la persona en sus últimos días de enfermedad y/o despedida más angustiosos y “traer” también otros por los que nos gustaría recordarles.

La importancia de buscar ayuda profesional

Aunque las recomendaciones anteriores pueden ser útiles como pautas generales, en ocasiones puede ser importante el apoyo profesional para superar el duelo, o necesites un poco de acompañamiento en ese camino.

En Noelia Pérez Psicóloga estamos capacitados para ofrecerte ayuda en función de tu situación particular, teniendo en cuenta la pérdida experimentada y otros aspectos individuales que afectan al proceso de duelo.

Por ello, si estás pasando por un duelo y crees que necesitas ayuda, no lo dudes y contacta con nosotras. Te apoyaremos y/o acompañaremos durante todo este proceso. ¡Llámanos!

Últimas entradas

Dejar un comentario