¿Qué hacer si mi relación de pareja me genera ansiedad?

 En blog, Gestión del estrés

Hay muchas situaciones que pueden ser intensas emocionalmente para las personas, nos relacionamos con muchas personas y sin duda las relaciones personales son de una enorme importancia y trascendencia para nuestra salud mental y nuestra felicidad. Pero sin duda alguna, son las relaciones de pareja las que más ansiedad, dificultad y/o sufrimiento pueden llegar a generarnos. ¿Qué podemos hacer? Desde Noelia Pérez Psicóloga, trataremos de ayudarte en este artículo.

¿Qué hacer si mi relación de pareja me genera ansiedad?

En primer lugar, tranquilidad, tener ansiedad no implica que deban saltar las alarmas, sino más bien que tal vez debamos atender a que la puede estar originando y entenderlo sea el camino para  ponerle solución.

Cuando iniciamos una relación de pareja, además de la lógica ilusión, puede ser normal que surja un poco de revoltura emocional, pues supone adaptarnos a una nueva situación. Somos personas diferentes, con bagajes y formas de ser y de relacionarnos diferentes, que estamos conociéndonos y tratando de ajustarnos el uno al otro.

Son momentos de expectativas, de establecimiento de límites, de ajustes y de emociones, y es normal que inicialmente, todo esto pueda generarte cierta ansiedad. Pero también es cierto que debe desaparecer una vez pasado un tiempo.

Cuando no ocurre así, debemos distinguir si las dificultades están originadas por la pareja (celos, inseguridad, trabajo, cómo te trata, etc.). O tal vez sean derivadas de la propia interacción (diferentes formas de comunicarse, de vivir los afectos, de gestionar las diferencias, etc.).

A continuación, te mostramos algunas cosas que podrías llevar a cabo si tu relación te produce ansiedad:

1. Visibilizar tus sentimientos

Hablar sobre lo que sentimos con respecto a la relación, puede facilitar que podamos generar empatía y comunicación con la otra persona y nos podamos ocupar de ello.

2. Descubrir de dónde proviene tu ansiedad

De la manera que te comentábamos antes, localizar el origen del malestar, sea en comportamientos de nuestra pareja, o sea en la propia interacción de la relación, es indispensable tanto para entender lo que me ocurre como para posteriormente poder comunicarlo adecuadamente.

Puedes ayudarte de papel y lápiz, anotando todo lo que sobre ello te venga a la mente, y luego tratar de darle forma, separar, priorizar…

También pasar algo de tiempo con uno/a mismo/a si no lo estamos haciendo desde que empezó esa relación, nos pueda dar un poco de perspectiva y tiempo para estas reflexiones.

Te recomendamos: Cómo poner límites saludables en una relación y respetarlos

3. Evita caer en la dependencia

Trata de no descuidar tus tiempos y tus espacios,  es importante a la hora de ser consciente de tus límites, establecerlos y construir una relación saludable para ambos.

Dedícate tiempo, haz deporte o mantente físicamente activo/a, no descuides tus relaciones de amistad propias, tus proyectos, tus tiempos… en definitiva dedícate tiempo de calidad.

La relación contigo mismo/a es importante para ti y sin duda para tu relación de pareja.

Te interesa: ¿Qué es la dependencia emocional?

4. Crear una comunicación constructiva

Comunicarnos de manera constructiva, creando puentes de entendimiento, facilitará la resolución de los conflictos y el manejo de nuestras diferencias. Como decía antes, somos diferentes, tenemos historias diferentes, y es precisamente en la capacidad que tengamos para gestionar esas diferencias donde radicará el éxito de nuestra relación.

Para ello debemos cuidar el trato, la forma de hablarnos, el lugar, la escucha, la intimidad, la confianza, etc.

Desde Noelia Pérez Psicóloga esperamos que este artículo te haya sido de utilidad.

Y recuerda que los profesionales de la psicología también podemos ayudarte en caso de que las dificultades se te hagan demasiado insalvables o complicadas. Así como en el entrenamiento en habilidades para relacionarte o gestionarte en las relaciones personales o de pareja. Estamos también para eso.

Últimas entradas

Dejar un comentario