¿Qué es la depresión postparto? Síntomas y tratamiento

 En blog

La depresión postparto es una realidad muy común de lo que a priori cabe esperar. Socialmente se relaciona el concepto de la maternidad con emociones positivas, pero la maternidad es un experiencia única y personal, y como todas las experiencias de la vida, también se desarrolla con sentimientos difíciles.

Son muchos los factores que pueden desencadenarla, la genética, los cambios físicos, problemas de pareja, dificultades emocionales, etc.

¿Qué es la depresión postparto?

La depresión postparto no se distingue sustancialmente del cuadro depresivo que se puede diagnosticar en otros momentos del ciclo vital, pero sí permite situar en el tiempo el punto exacto o los motivos por las que se experimenta, puesto que el momento de la aparición se sitúa entre la semana 4 y 30 tras el nacimiento del bebé y suele hacerlo con síntomas que les incapacitan o les dificultan mucho para las tareas del cuidado.

Síntomas de la depresión postparto

No existen grandes diferencias entre este cuadro y cualquier otro con sintomatología depresiva, entre los síntomas más frecuentes se pueden encontrar:

  • Intranquilidad y mal humor
  • Sentimientos de tristeza, desesperanza
  • Llorar mucho
  • Tener pensamientos sobre hacer daño al bebé
  • Tener pensamientos de autolesionarse
  • No tener interés por el bebé o no sentirse conectada a él, como si no fuera suyo
  • No tener apetito o comer poco
  • Comer demasiado
  • Dormir poco
  • Dormir demasiado
  • Dificultad para concentrarte o tomas decisiones
  • Tener problemas de memoria
  • Sentirse mala madre, culpable o sin valor
  • Pérdida de interés o dejar de disfrutar de actividades que antes disfrutaba
  • Alejarse de la familia y amigos
  • Dolores de cabeza, problemas estomacales o malestar que no desaparece

Muchos de estos síntomas estarían presentes la mayor parte del día, todos los días, durante al menos dos semanas, y que repercute de manera significativa en el funcionamiento personal, en este caso de la madre.

La diferencia en el caso de la depresión postparto, es que toda esta sintomatología puede deberse a causa de la falta de confianza en cuanto a las tareas nuevas que se han de realizar y la forma en la que se hacen, así como por las expectativas irreales que puedan tenerse sobre la maternidad y la baja autoestima resultante de todo este período de dudas, cambios y miedos.

La autopercepción de la madre se ve profundamente afectada, así como sus relaciones interpersonales y sociales.

Tratamientos para la depresión postparto

La mejor opción de tratamiento para la depresión postparto es acudir a terapia con un profesional de la salud mental, asistir a grupos de apoyo con mujeres en la misma situación, así como la necesidad de contar con una red segura de ayuda práctica para el desempeño de las tareas y obligaciones del día a día.

Finalmente, y a modo de prevención, es necesario remarcar dos puntos fundamentales:

  • La importancia de la normalización y validación emocional: si no me siento como se supone que me debería de sentir según lo socialmente esperado (feliz, dichosa, satisfecha, plena…), no es algo que decida de manera consciente ni por elección.
  • La importancia de la información: saber en qué consiste este trastorno, cuáles son sus formas de presentación, dónde puedo pedir ayuda, con qué recursos cuento… Si conozco cuáles son las trampas de la depresión postparto y cuáles son mis recursos, me será más sencillo tomar decisiones y actuar.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Si crees que tienes depresión postparto o piensas que alguien cercano a ti puede tenerla y necesita ayuda, en Noelia Pérez Psicóloga estamos a tu disposición para ayudarte en lo que necesites.

Últimas entradas

Dejar un comentario